Actividades lowcost en la destinación

¡Hello world wanderers

En el post de hoy os traemos unas útiles recomendaciones para hacer actividades lowcost en la destinación deseada.

Sabemos que en muchos países de todo el mundo, encontramos personas con un gran afán social que facilitan transporte, alojamiento o comida, a veces a cambio de una pequeña remuneración “ siempre menos costosa que el servicio solicitado “. También se pueden compensar con pequeños trabajos e incluso sin ningún coste.

 

1 – AUTOSTOP       

Levanta el dedo, sonríe y haz cualquier cosa para captar la atención de los conductores. Todos los métodos son recomendables, pero siempre aumenta la posibilidad sacándoles una sonrisa. Hay muchas más probabilidades de que te paren. Un truco es conocer de antemano las matrículas, si conoces la matrícula de la ciudad a la que vas, puedes focalizar tus energías en estos. Si estás en una gasolinera preguntando cara a cara, conocer la matrícula de la ciudad a la que quieres llegar o ciudades de alrededor, te ahorrará mucho tiempo y esfuerzo.

2 – CARPOOLING

En este caso se buscan personas con trayectos parecidos, en general de larga distancia, este método puede llegar a reducir el gasto en transporte hasta en un 90 % prácticamente, se trata de compartir un trayecto y los gastos de combustible. Cada país tiene su plataforma.

3 – VIAJA EN BICICLETA

Este método está cogiendo mucha fuerza en los últimos años en toda Europa y América, aprovechando el aumento de las ventas de segunda mano de bicicletas y la gran oferta existente, es muy sencillo encontrar bicicletas a bajos precios y suponen una inversión muy baja dado el gran grado de amortización que pueden suponer.

4 – RECOLECCIÓN URBANA

En muchas partes del mundo, hay ciudades con puntos de recogida de alimentos, otra opción es el famoso puerta a puerta, requiere mucha paciencia pero puede suponer una gran experiencia el ser acogido en una casa.

En determinados países asiáticos y de áfrica, en ciertos templos dan comida e incluso alojamiento.

5 – ACAMPAR

Dependiendo de donde se desarrolle el viaje, un claro ejemplo de que si no se duerme gratis es porque no se quiere, es la posibilidad de comprar una tienda de campaña rudimentaria y un saco de dormir, si las condiciones climatológicas son óptimas, cualquier terreno, campo, bosque, área de descanso, incluso se encuentra la opción del “camp in my garden”, gente que te deja acampar en su jardín trasero.

 

Como podemos ver las posibilidades solo quedan cortas a nuestra imaginación.

Y RECUERDA: no risk, no win.

¡¡Hasta el próximo post!!

We have nothing to lose and a world to see

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *